DESPIDO POR DISCURSIONES CONTINUAS

Consulta:

Dos de mis empleados discuten muy a menudo e incluso han llegado a gritarse en la oficina y dentro de su horario de trabajo. Nunca han llegado a las manos pero están generando situaciones muy molestas para el resto de sus compañeros y la situación parece difícil de reconducir ¿Puedo despedirlos por ese motivo?

Respuesta:

Según lo dispuesto en el Estatuto de los Trabajadores, el empresario puede extinguir el contrato de trabajo en base a un incumplimiento grave y culpable del trabajador, siendo “Las ofensas verbales o fiscas al empresario o a las personas que trabajan en la empresa o a los familiares que convivan con ellos”, uno de los casos previstos por ley.

Sin embargo, por ser el despido disciplinario la sanción más grave en el ámbito laboral, la Jurisprudencia exige que se demuestre que la conducta reprochada alcanza cotas de gravedad y culpabilidad suficientes, por lo que es necesario realizar un análisis individualizado, atendiéndose a las circunstancias concretas del caso.

Cabe señalar que las ofensas verbales o físicas han de comportar un ataque frontal al honor de la persona ofendida o su integridad física (…), como para entender razonablemente que la convivencia entre insultante e insultada realmente no resulte ya posible en el seno de la empresa.

Además, no es preciso encontrarse ante una conducta reiterada o actos repetidos, pues basta con una ofensa siquiera aislada, que, eso sí, debe valorarse en sí misma y en conjunción con todas las circunstancias que la precedieron o que le fueron coetáneas.

Sin embargo, no son causas de despido las ofensas producidas habiendo mediado provocación inmediata o no, a cargo del ofendido, ni tampoco cuando resultan de un estado depresivo grave del trabajador, o en un momento de excitación y ansiedad.

Según nos indica Ud., sí podríamos estar ante un caso que imposibilita la buena convivencia laboral dentro de su empresa por conductas graves y directamente imputables a uno o más de sus trabajadores consistentes en ofensas verbales o físicas. No obstante, en estos casos son muchos los matices que hay que tener en cuenta y por ello es importante determinar los hechos con detalle y definir la estrategia a seguir junto con un abogado experto en la materia.

En HERRERO E HIDALGO ASESORES tenemos más de 40 años de experiencia en el ámbito laboral y estamos a tu disposición para resolver cualquier duda.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja un comentario