Emprendedores Impuestos Laboral

Las subidas de impuestos, favorecen la deslocalización de empresas y el teletrabajo.

 29 Nov, 2020

Durante estos meses de pandemia provocada por el COVID 19, se ha propiciado una brutal e inexplicable subida de impuestos realizada por el Gobierno presidido por el Sr. Quim Torra, en Cataluña.

Para apoyar los presupuestos de la Generalidad, el grupo parlamentario en comú podem exigió, entre otras cosas, un cambio drástico en el Impuesto de Sucesiones y Donaciones.

A la chita callando y aprovechando el ruido que causa la actual de la crisis sanitaria y el clima político que se vive en la Comunidad Catalana, se aprobó la Ley 5/2020, de 29 de abril “de medidas fiscales, financieras, administrativas y del sector público y de creación del impuesto sobre las instalaciones que inciden en el medio”.

Esta norma complementa los presupuestos de la Generalitat de Cataluña para el ejercicio 2020 con un conjunto de medidas que, básicamente fomentan una brutal subida de impuestos.

Asimismo, también crea y regula el nuevo impuesto sobre las instalaciones que inciden en el medio ambiente.

En el caso del Impuesto de Sucesiones, se mantiene una bonificación del 99% para cónyuges, pero se elimina para el caso de padres a hijos (de 21 años de edad o más), que serán tratados con un baremo progresivo que oscilará entre el 60% y el 0%.

Este hecho, según cálculos de expertos, multiplica la fiscalidad hasta por siete en patrimonios de entre 500.000 euros y dos millones.

Por otro lado, reaparecen los coeficientes multiplicadores, tanto en herencias como en donaciones, en función del patrimonio preexistente del que recibe la herencia o del que recibe la donación. Es decir, ahora tendremos que tener en cuenta el patrimonio del heredero y del donatario cuando tengamos que calcular una herencia o una donación.

Por último, en aquellas herencias en las que exista una empresa individual, o acciones y participaciones de sociedades, en las que se aplique la reducción por empresa familiar – reducción del 95% del valor de la empresa-   y además exista en la herencia patrimonio personal no afecto actividad ninguna, como puede ser dinero, acciones, bienes inmuebles etc., va a tributar mucho más aquella parte del patrimonio que no afecta a la actividad.

Esto es, la coexistencia de empresa familiar con patrimonio personal en una sucesión, estará castigada.

Ello viene dado porque han desaparecido las bonificaciones para esta parte de la herencia no afecta a la actividad.

En Cataluña se da un problema añadido: hay mucha empresa familiar y, a la hora de liquidar Sucesiones, el contribuyente puede acogerse a su bonificación, pero entonces no la tendrá en el Impuesto de Patrimonio.

Ante este panorama, la Asociación Profesional de Técnicos Tributarios de Cataluña y Baleares (APttCB, que agrupa a más de 1.000 despachos profesionales) asegura que esto «afectará a la actividad empresarial y en el momento de liquidar una herencia con empresa familiar, la cuota final será muy superior a la que se habría pagado antes del 1 de mayo del 2020”.

A su vez, ha alertado de que la subida de impuestos catalana fomentará la deslocalización de contribuyentes y de familias.

El pacto entre PSOE y Podemos para formar el actual Ejecutivo ya abogó por incrementos impositivos a altos patrimonios y empresas, y la marca de la formación morada en Cataluña ya ha mostrado un camino a seguir, que se ha visto reflejado en la referida Ley 5/2020, de 29 de abril.

Por lo que es más que probable que en el próximo 2021 veamos importantes cambios también a nivel nacional.

Las brutales subidas de impuestos, acompañadas de las facilidades que otorga el mundo digital para deslocalizarse en el trabajo o en la empresa, harán que los trabajadores y las empresas hagan todo lo posible por buscar una fiscalidad más atractiva en lugares como Andorra o las Islas Canarias.

Desde Herrero & Hidalgo entendemos que con una buena planificación fiscal, es totalmente posible deslocalizarse y buscar una mejor fiscalidad en otras Comunidades Autónomas o incluso en otros países de nuestro entorno.

Ignacio Herrero
Escrito por

Ignacio Herrero

El Derecho no es difícil, si hablamos el mismo idioma. Un abogado debe explicarse siempre de una forma sencilla y coloquial. Innovación legal, sentido común y cercanía.